descargar_pillar.gif






Tipos_de_reg_fluvial.jpg

Regimen_fluvial_de_los_rios_mas_imp.jpg

reg_fluvial_de_los_grandes_ríos_de_España.jpg
Práctica: explicación de hidrogramas. Los gráficos son un tipo de hidrograma que muestra las variaciones del régimen fluvial a lo largo del año. En el eje horizontal se representa los meses del año, y en el eje vertical el coeficiente de caudal mensual (k), que resulta de dividir el caudal medio de cada mes entre el caudal medio anual o módulo. Ambos valores se obtienen a partir de medidas de datos registrados durante un periodo de al menos 30 años. En el gráfico, el valor 1 corresponde al caudal medio anual del río; un valor inferior a 1 indica aguas bajas, y un valor superior a 1, aguas altas. Los factores que influyen en las características del régimen fluvial son numerosos. El clima tiene una gran influencia: las precipitaciones determinan el caudal de los ríos y sus variaciones a lo largo del año; la forma de la precipitación, nival o pluvial influye en los períodos de crecida o de estiaje, y las temperaturas colaboran a la mayor o menor evaporación del agua. El relieve y la topografía influyen en la amplitud de la cuenca hidrográfica y en el caudal en el área de la cabecera y en el resto del curso fluvial. La litología determina el predominio de la escorrentía superficial y subterránea del agua, que influye en la evaporación del agua. La vegetación aminora la evaporación. Y la acción humana realiza obras de regulación del caudal. De todos estos factores, los principales son la distribución de las precipitaciones y la mayor o menos importancia de la precipitación nival. En función de ambos se distinguen ríos con régimen nival, pluvial o mixto. El Río Segre en Puigcerda presenta un régimen mixto nivo-pluvial, con influencia de la nieve y de las precipitaciones. Es propio de los ríos de montaña, nacidos a altitudes entre los 2000 y los 2500 metros. Presenta aguas altas a mediados de primavera, en el mes de mayo, cuando se produce el deshielo; un segundo máximo en otoño, de menor relevancia, de origen pluvial; aguas bajas en verano, con un mínimo no demasiado acusado, y aguas ligeramente bajas en invierno, cuando la precipitación queda retenida en forma de nieve o de hielo en la montaña. El Río Miño en Puente Mayor presenta un régimen puro pluvial, que solo depende de las precipitaciones. Se trata de un régimen pluvial oceánico, propio de los ríos de la vertiente cantábrica. El caudal es abundante, con aguas altas en invierno y evidente retroceso en verano. Esta reducción no implica escasez de caudal en términos absolutos sino una disminución relativa respecto de los valores del propio río (los valores expresados en el gráfico no son absolutos, sino relativos al caudal medio del río, que es elevado). 
R_rio_Miño.jpg